BLOG
10 aspectos importantes sobre el divorcio express

Desde la aprobación de la Ley 15/2005, de 8 de julio, también llamada Ley del 'Divorcio Express', son muchas las parejas que deciden poner fin a su matrimonio a través de esta forma. El divorcio express, que desde hace unos años tiene su modalidad online, es el más aconsejable por su rapidez, sencillez y por resultar ser el más económico.

Te comentamos 10 aspectos importantes que deberías saber sobre el divorcio express.

  1. Los cónyuges deben esperar al menos 3 meses desde la formalización del matrimonio para presentar la demanda de divorcio.
  2. No se precisa haber separación previa como antiguamente.
  3. El divorcio express lo puede solicitar cualquiera de los dos cónyuges.
  4. No es necesario alegar causa alguna, por la que se desea el proceso de divorcio.
  5. Es necesario un abogado y un procurador, pudiendo gestionarse por abogados profesionales a través de Internet.
  6. Los documentos necesarios a entregar son: el certificado de matrimonio, el certificado de nacimiento de los hijos, si los hay, y los certificados de empadronamiento de ambos cónyuges.
  7. Además de estos documentos, se tienen que facilitar al abogado los datos que te solicite para redactar el convenio regulador. Este documento, fijará las condiciones que van a regular la disolución del matrimonio, como atribución de la vivienda familiar, la pensión alimenticia y compensatoria, liquidación de bienes gananciales y régimen de visitas, en el caso de haber hijos.
  8. El divorcio express suele oscilar entre 350 y 600 euros, dependiendo de si existen hijos o bienes gananciales a repartir.
  9. Si no existen hijos, ni pensiones compensatorias o reparto de bienes gananciales, el divorcio puede ser efectivo en un periodo comprendido entre el mes y medio y los dos meses, dependiendo del volumen del juzgado.
  10. No es imprescindible repartir los bienes comunes. Los solicitantes pueden posponer esta repartición, lo cual no impide que los bienes que se adquieran tras la sentencia de divorcio, pertenezcan ya de forma privativa al cónyuge que los adquiera.